Cuál es el interés de préstamo bancario

¿Te has preguntado cuál es el interés de un préstamo bancario? A continuación, te contamos todo lo que necesitas saber sobre este factor esencial en las operaciones de financiación. Si sigues leyendo descubrirás cómo calcularlo, a qué indicadores tienes que prestar atención y cómo interpretarlos, cómo se amortiza un préstamo (incluyendo los intereses que pagas) y más.

¿Qué entendemos por interés en un préstamo bancario?

Un préstamo bancario es una operación financiera por la cual un banco entrega una cantidad dineraria a un cliente para su devolución en tiempo y forma pactados según un plan de amortización definido.

En el contrato de préstamo se definen los elementos personales que intervienen en la operación:; prestamista, prestatario, avalista, etc. Además, también figuran los elementos reales u objetivos, como el importe prestado, plazo de devolución, cálculo de las cuotas y, por supuesto, el tipo de interés.

Así pues, el interés de un préstamo bancario es uno de los elementos objetivos de la operación y debe aparecer en el contrato de préstamo. ¿Pero qué es el interés de un préstamo bancario?

Podríamos definir al interés como “el precio del dinero”. Es decir, el precio que un usuario debe pagar por disponer de un dinero que no se tiene. 

También puede definirse desde el punto de vista del prestamista: la compensación que percibe por renunciar a un dinero en favor de otra persona, teniendo en consideración la serie de riesgos que esto conlleva (impagos, subida de inflación mientras no se devuelve el dinero, alteraciones en los tipos de interés oficiales, etc.).

En resumen, el tipo de interés de un préstamo bancario es el coste que tiene que asumir el solicitante por obtener financiación. El banco pone su dinero a disposición y el interés son los honorarios que obtiene por ello.

¿Cómo se calcula el interés de un préstamo bancario?

Es muy fácil detectar y calcular el interés de un préstamo, puesto que las entidades bancarias tienen la obligación de ofrecerte toda la información del contrato de una forma transparente y clara antes de la firma. Siempre puedes tomar una decisión informada con respecto a tus finanzas.

El interés se expresa en forma de porcentaje y se aplica sobre la cantidad prestada. Sin embargo, en este aspecto, hay dos conceptos importantes que debes conocer:

    • El Tipo de Interés Nominal (TIN).
    • La Tasa Anual Equivalente (TAE).

El TIN y la TAE

El TIN (Tipo de Interés Nominal), como hemos indicado, es el porcentaje efectivo de intereses que aplica el banco sobre el dinero prestado.

El TIN puede expresarse en cualquier período temporal (anual, trimestral, semestral, mensual, etc.). Por ejemplo, podríamos hablar de un TIN mensual. Esto quiere decir que el porcentaje se aplica a la cantidad prestada cada mes.

Debes prestar atención porque la frecuencia con la cual se aplican los intereses tiene relevancia de cara al coste. No es lo mismo que te cobren un 2% cada año que un 2% cada mes.

Dado que dos entidades diferentes pueden ofrecerte distintos TIN y a distintos períodos temporales. ¿Cómo puedes comparar los préstamos? Deberías hacer una serie de cálculos financieros para convertir ambos TIN a una base anual y así poder determinar cuál de ellos es más económico.

La parte positiva es que las entidades bancarias tienen obligación de presentarte este cálculo ya hecho.

Se trata de la TAE (Tasa Anual Equivalente) y, además del interés nominal, tiene en consideración las comisiones y gastos que se incluyen en el préstamo. Por consiguiente, te ofrece una visión más realista del coste que te supone pedir financiación y puedes utilizarlo como indicador para comparar préstamos (cuanto más baja sea la TAE significa que menos intereses y gastos tienes que pagar).

Si el TIN anual y la TAE son parecidos es sinónimo de que el préstamo no tiene unas altas comisiones u otro tipo de gastos. Por otra parte, si difieren en demasía, informáte bien de todos los costes que conlleva su concesión.

Del mismo modo, si encuentras alguna oferta que indique “TIN 0%”, no significa que no tengas que pagar nada; fíjate en la TAE . Puede que no tenga intereses, pero sí unas mayores comisiones que otro tipo de préstamos como compensación.

¿Cómo se paga el interés de un préstamo bancario?

Existen varios sistemas para determinar cómo se paga el capital prestado e intereses de un préstamo. Sin embargo, el que se utiliza comúnmente por los bancos es el sistema de amortización francés.

El sistema francés se calcula de tal forma que siempre se paga la misma cuota durante toda la vida del préstamo. A no ser que sea a tipo de interés variable y cada cierto tiempo tenga que revisarse y ajustarse.

En todo caso, la cuota que pagas tiene una parte de intereses y otra parte de devolución del préstamo.

Como te hemos indicado anteriormente, no te preocupes por esto, porque el propio banco puede facilitarte un cuadro de amortización dónde verás la cuota que tienes que pagar, la parte que va destinada a los intereses y la parte que se destina a la amortización, así como el capital pendiente de devolver.

En todo caso, entre las herramientas que existen para calcular cuál es el interés de un préstamo bancario también puedes encontrar algunas que te proporcionan un cuadro de amortización según el sistema francés.

Preguntas frecuentes: ¿cuál es el interés de un préstamo bancario?

¿Por qué se pagan más intereses al principio de un préstamo?

Es normal que al principio de un préstamo tengas que pagar más intereses, puesto que se calculan en base al capital pendiente de amortizar. En el sistema de amortización francés, al principio del préstamo casi toda la cuota está compuesta por los intereses, pero a medida que lo vayas amortizando, la parte destinada a la devolución del capital prestado va aumentando y la parte destinada a los intereses va disminuyendo.

¿Cuál es el interés medio de los préstamos bancarios para consumo?

Según datos del Banco de España, el tipo de interés medio de los préstamos para consumo se sitúa en el 6,64% (datos a cierre de mayo de 2022). 

El tipo de interés se determina en función de varios factores, desde cómo se encuentran los tipos de interés oficiales (aplicados por el banco central) hasta la capacidad de devolución del cliente (según el riesgo asumido por la entidad) . Cada banco tiene sus propias políticas comerciales y de riesgo. Sin embargo, también tienen un coste de financiación (los bancos también piden dinero prestado) y esta tasa determina el mínimo interés que pueden aplicar.

En función de cómo se sitúen los tipos de interés oficiales, el mercado interbancario y el mercado de bonos, el tipo de interés ofertado puede variar.