Tarjetas NFC o contactless: ¿son todas así? ¿cómo funcionan?

Sigue leyendo este artículo, hoy te contamos todo sobre el funcionamiento de las tarjetas NFC. Es decir, tarjetas que tienen incorporada esta tecnología que permite el pago sin contacto o contacless. Su uso suele ser cada vez más común. También se encuentra presente en la tarjeta de crédito de Bank Norwegian.

¿Cómo funcionan las tarjetas NFC? ¿Cómo puedes hacer un uso eficiente y seguro del servicio contactless? A continuación, te mostramos las claves.

¿Qué es la tecnología NFC?

NFC son las siglas de Near Field Communication, lo que se traduce al castellano como campo cercano de comunicación o sencillamente comunicación de corta distancia. Se trata de un sistema de comunicación inalámbrico que, como su propio nombre indica, permite la conexión entre dos dispositivos electrónicos a corta distancia (a través de la inducción en un campo magnético).

Aunque suene extraño, lo cierto es que es un sistema bastante utilizado en la actualidad. Además, está ganando presencia en aplicaciones y casos de uso en el comercio.

La industria financiera no queda al margen de este tipo de avances. Es más, el sector está viviendo un proceso de transformación electrónica. Cada vez más se habla de tecnologías aplicadas a las finanzas, sobre todo relacionadas con los servicios de pago.

A fin de cuentas, los servicios de pago son una forma de comunicación; ¿por qué no aprovechar las nuevas tecnologías en materia de comunicación, las cuales hacen más rápidos y eficientes los pagos?

De esta forma, además de los dispositivos móviles, relojes inteligentes y otro tipo de objetos (incluso llaveros), la tecnología NFC ha sido incorporada a las tarjetas bancarias de débito y crédito.

Lo más probable es que hayas oído hablar del contactless (método de pago sin contacto). En efecto, los pagos contactless son posibles gracias a las comunicaciones NFC.

¿Cómo funcionan las tarjetas NFC?

Es indiscutible que el pago a través de tarjetas NFC ha traído consigo una serie de ventajas. Lo más notable es su comodidad, rapidez, eficacia y el hecho de no tener coste adicional. Los consumidores han aceptado de buen grado la implementación de este tipo de tecnología.

Sencillamente acercando una tarjeta al dispositivo dónde se encuentra el TPV (Terminal de Punto de Venta) se produce el pago. Pero deben estar a una distancia inferior a 10 cm. De esta forma, se evita que cualquier otro dispositivo se conecte y se produzca un hackeo de los datos.

En otras palabras, por motivos de seguridad, no puede haber transmisión de datos si la tarjeta no se encuentra a una distancia muy corta. Tan corta que debe ser acercada intencionadamente.

Esto se debe gracias a una etiqueta de radiofrecuencia (RFID) que se incorpora a los dispositivos. Además de las tarjetas, los Smartphones también la llevan incorporada. Por consiguiente, es posible vincular el teléfono móvil con la tarjeta o un monedero electrónico y realizar pagos acercando el mismo al TPV.

La transmisión de datos es instantánea. En 200 microsegundos se produce la conexión. El sistema encripta la transacción, creando un token con características únicas y lo envía al receptor, el cual se encarga de desencriptarlo y seguir las instrucciones.

Normalmente, las tarjetas NFC funcionan de una forma unidireccional, lo que también se conoce como un modo de funcionar pasivo. El modo activo permite la comunicación bidireccional.

¿Todas las tarjetas tienen la tecnología NFC?

A decir verdad, una tarjeta no tiene por qué tener incorporada forzosamente la etiqueta NFC y, por consiguiente, no tiene la opción de pago contactless. Es más, hay dispositivos que no admiten esta forma de pago.

No obstante, es cada vez más común verlo. Se trata de una tecnología sencilla que puede ser fácilmente incorporada. Es cada día más común observar tarjetas contactless. Además, los cajeros automáticos también están incorporando esta tecnología.

Para saber si un determinado cajero o dispositivo permite el pago sin contacto, simplemente tienes que fijarte si tiene incorporado un símbolo igual al de las ondas que indican el WiFi.

¿La tarjeta de crédito de Bank Norwegian tiene etiqueta NFC?

Sí, por supuesto, la tarjeta de crédito de Bank Norwegian tiene una antena NFC y permite el pago sin contacto. Tan sólo necesitas acercar tu tarjeta hasta el terminal de pago hasta que se escuche una señal de confirmación y/o el propio dispositivo indique que la operación ha sido aceptada.

Además, puedes vincular tu tarjeta de crédito de Bank Norwegian con tu Smartphone o Smartwatch para realizar pagos de forma rápida, fácil y segura.

El pago sin contacto de la tarjeta de crédito de Bank Norwegian se activa automáticamente, pero puedes comenzar a utilizar este servicio una vez que hayas introducido el número PIN por primera vez (para activar el chip, por motivos de seguridad).

¿Cuáles son los peligros de las tarjetas NFC?

El sistema de comunicación NFC está considerado como seguro. Sin embargo, no hay un método de pago que sea infalible. Por ello, te ofrecemos una serie de consejos para evitar cualquier tipo de problemas:

  • Puedes limitar las cantidades a pagar mediante contactless. La gestión de la tarjeta de crédito de Bank Norwegian se lleva a cabo a través de la aplicación para dispositivos móviles que puedes descargar gratuitamente. Incluso puedes desactivar la opción de pago sin contacto.
  • No dejes tu tarjeta de crédito a una persona que no sea de tu absoluta confianza. Una de los motivos por los que las tarjetas NFC son más vulnerables es porque no requieren de la introducción del PIN ni ningún otro tipo de identificación para poder ser utilizadas. De ahí la importancia de que únicamente pueda ser utilizado el contactless con cantidades pequeñas.
  • Una de las ventajas de las tarjetas es la capacidad para controlar tus gastos, puesto que todas las transacciones quedan registradas (fecha, cantidad, tipo de operación, comercio, etc.). Así pues, no olvides comprobar regularmente los movimientos de tu tarjeta para asegurarte de que no existe ninguna operación sospechosa.
  • Desde Bank Norwegian te ofrecemos todo el apoyo en caso de que se produzca alguna compra fraudulenta. Además, nuestros sistemas de seguridad supervisan las transacciones las 24 horas del día.
  • Activa las notificaciones por SMS cada vez que se produzca una transacción con tu tarjeta de crédito.
  • En caso de pérdida o sustracción puedes cancelar tu tarjeta a través de la app de de Bank Norwegian con una gran rapidez. Te enviaremos otra tarjeta de repuesto sin ningún tipo de coste adicional.

Tarjetas NFC: Preguntas Frecuentes

Como norma general, el hecho de tener incorporada la tecnología NFC no suele tener un coste adicional. Pero lo cierto es que las comisiones aplicadas en las tarjetas dependen de cada entidad bancaria. 

En el caso de la tarjeta de crédito de Bank Norwegian, está completamente exenta de comisiones, tanto de emisión, mantenimiento, retirada en cajeros, conversión por cambio de divisas, etc.

La tecnología NFC puede aplicarse tanto a tarjetas de crédito, de débito e incluso a tarjetas prepago. Dependiendo del tipo de tarjeta y los procesos internos de la entidad emisora, la solicitud puede ser más o menos compleja. Por ejemplo, para solicitar una tarjeta de crédito suele ser preciso un estudio de solvencia previo.

Para solicitar la tarjeta de crédito de Bank Norwegian tan sólo tienes que acceder a nuestra página web, seleccionar el producto y rellenar el cuestionario inicial. Todo el proceso es online y no te llevará más de unos minutos. También puedes descargarte gratuitamente la app de Bank Norwegian para enviar la documentación e identificarte de un modo sencillo y rápido.

Partiendo del ejemplo representativo de una disposición de crédito de 1.500 €, si el mismo día que adquieres tu tarjeta haces una compra con ese mismo importe y decides fraccionarla en 12 meses, esto es lo que tendrás que pagar: Tasa anual equivalente (TAE): 21,79%, Tasa de interés nominal (TIN): 19,99%, 12 cuotas constantes de 139 €, siendo el importe total que pagarías al final del periodo de 1.667 €. Este ejemplo no tiene en cuenta nuevas disposiciones de crédito, ni retrasos o incidencias en los pagos. Financiación sujeta a previa aprobación de Bank Norwegian ASA. Se utiliza el sistema de amortización francés.