Capacidad de endeudamiento

La capacidad de endeudamiento es un concepto financiero diseñado para medir la disponibilidad de un usuario para endeudarse sin que su estabilidad financiera se ponga en riesgo.

Pero ¿cómo se mide y se gestiona?, ¿cuál es el ratio que no deberías superar? A continuación, te explicamos todo lo que necesitas saber sobre la capacidad de endeudamiento y cómo puedes manejarla de un modo eficaz. Sigue leyendo hasta el final porque vas a descubrir cómo mejorar tus finanzas y aumentar tus posibilidades de obtener un préstamo personal.

¿Qué es la capacidad de endeudamiento?

Anteriormente lo hemos comentado: la capacidad de endeudamiento se define como el máximo dinero que puedes solicitar prestado sin que tu situación financiera pierda firmeza. Es decir, se supone que es el importe máximo que puedes destinar al pago de las cuotas mensuales de tus obligaciones de deuda.

Como podrás deducir, se trata de un concepto importante, puesto que los bancos lo tienen en consideración a la hora de recibir una solicitud de préstamo.

¿Cuál es la capacidad de endeudamiento máxima?

Los expertos indican que una persona no debería asumir más de un 35% (o 40%) de sus ingresos mensuales netos. Por “netos” entendemos los ingresos menos los gastos que puedas tener. Por este motivo, cuando solicitas un préstamo, la entidad bancaria calcula tus ingresos y tus gastos fijos mensuales (otros préstamos, alquiler de la vivienda, luz, agua, teléfono, etc.). Tu capacidad de endeudamiento máxima será el 35% de este importe.

En realidad, el ratio máximo que en ningún caso deberías superar es el 40%. Si el pago de las cuotas de otros préstamos actualmente asciende a más del 40% de tus ingresos, realmente podrías tener problemas financieros. No deberías permitir que este porcentaje sea mayor. No obstante, por motivos de seguridad y proporcionar cierto margen, las entidades bancarias suelen aplicar como ratio para medir el nivel de endeudamiento máximo el 35%. Por este motivo, es preciso que tengas presente este ratio máximo.

Así pues, el cálculo de la capacidad de endeudamiento es el siguiente:

Capacidad de endeudamiento = (ingresos mensuales - gastos fijos mensuales) x 0,35

Como es lógico, si una persona no tiene ingresos suficientes como para devolver las cantidades prestadas, la concesión de crédito no es viable. Cuanto mayores sean tus ingresos, mayor será tu capacidad de endeudamiento. Por otra parte, si tienes unos ingresos altos, pero acompañados de una serie de cargas financieras, el resultado sería el mismo. En otras palabras: cuanto mayores sean tus gastos, menor será tu capacidad de endeudamiento.

¿Cómo mejorar la capacidad de endeudamiento?

Siguiendo el argumento del párrafo anterior, la primera acción que deberías tomar para mejorar tu capacidad de endeudamiento es plasmar tus ingresos y gastos en un presupuesto mensual y comenzar a analizar cada una de las partidas. A raíz de aquí, puedes obtener conclusiones e ideas para optimizar tus finanzas. Bien sea fórmulas para aumentar ingresos y/o estrategias para reducir gastos.

Principalmente, los gastos de un particular o una familia pueden dividirse en fijos y variables. Los gastos fijos suelen responder a necesidades básicas (hipoteca o alquiler, luz, agua, gas, teléfono, etc.). Dentro de ellos, podemos encontrar también el pago de las cuotas de otros préstamos o tu tarjeta de crédito. La relación que existe entre tus ingresos y el pago de otros préstamos que tienes abiertos también determina tu capacidad de endeudamiento. Podrías estudiar un plan para amortizar deuda de una forma más acelerada.

Por otra parte, también tienes que considerar la necesidad de destinar una parte de tus ingresos al ahorro. Constituir un fondo de emergencia es una decisión financiera relevante. Puede servirte para hacer frente a algún imprevisto. De este modo también aumentas tu patrimonio y, por ende, tu solvencia.

En resumen, estos son los factores que influyen en el cálculo de tu límite de endeudamiento y que debes manejar:

  • Estabilidad de los ingresos.
  • Posibilidad de abrir otras vías de ingresos.
  • Posibilidad de aumentar los ingresos.
  • Patrimonio actual que actúe como garantía y aumente tu capacidad de respuesta.
  • Avales o garantías de terceros.
  • Otras deudas abiertas que puedas tener.
  • Gastos fijos mensuales.
  • Gastos variables mensuales.

Ajustando y optimizando cualquiera de estos aspectos, mejorará tu capacidad de endeudamiento. Sin embargo, una de las medidas más fáciles, rápidas y eficaces es mantener el control de tus finanzas personales a través de un presupuesto mensual.

¿Qué otros elementos puedes mejorar para conseguir financiación?

Los bancos suelen utilizar un sistema calificación o scoring para evaluar el riesgo de cada operación de crédito. Si atendemos a uno de los scorings más famosos, como lo es FICO, puedes obtener una serie de conclusiones sobre cómo se basa y qué elementos puedes mejorar.

El scoring de FICO tiene en consideración 5 factores y a cada uno de ellos le asigna un peso o importancia diferente:

      • Historial de pagos: si tienes un buen historial de pagos, es decir, si has pagado tus cuotas respetando los plazos, puedes conseguir hasta un 35% del puntaje máximo.
      • Utilización del crédito: si tienes cualquier tipo de tarjeta de crédito y la utilizas de forma responsable, puedes aumentar tu calificación hasta un 30% del total. Esto quiere decir que no deberías tener un alto índice de utilización del crédito disponible.
      • Antigüedad de tu historial crediticio: un cliente que cuente con un largo historial solicitando préstamos en la entidad y suponiendo que ha ido devolviendo las cuotas puntualmente, puede aumentar su scoring en un 15%.
      • Tipos de créditos: si has ido solicitando diferentes tipos de créditos, y los has ido devolviendo, tu calificación puede aumentar hasta en un 10%.
      • Créditos Nuevos: si has solicitado muchos créditos nuevos en un período reciente, la puntuación se reduce. En caso contrario, puede aumentar hasta en un 10%.

Así pues, además de mejorar tu capacidad de endeudamiento, también debes tener presente cómo utilizas la financiación, para qué finalidad, cómo la devuelves, qué experiencia tiene el banco contigo, etc. Por supuesto, una de las máximas es no figurar en ningún fichero de morosidad. Si formas parte de alguno de estos registros, deberías ver cómo salir cuanto antes, puesto que tu solicitud de préstamo puede ser denegada automáticamente.

Capacidad de endeudamiento: Preguntas Frecuentes

¿Qué documentación solicitan para comprobarlo?

Por lo que respecta a comprobar tu capacidad de endeudamiento, es posible comprobar los préstamos que tienes abiertos solicitando un informe en la Central de Información de Riesgos del Banco de España (CIRBE). Por ello, no suelen pedirte esta información.

Generalmente, para una solicitud de préstamo pueden llegar a pedirte los siguientes documentos:

      • Copia del DNI.
      • Presupuesto o factura proforma para la finalidad del préstamo.
      • Extracto bancario de los últimos 3 meses.
      • Última declaración de IRPF.
      • Copia de tu contrato de trabajo y últimas 3 nóminas.

En el caso de Bank Norwegian, basta con que presentes una copia del DNI, un número IBAN para cargar las cuotas y una de tus dos últimas nóminas.

¿Todos los bancos aplican los mismos criterios?

No, cada entidad bancaria es diferente y tiene sus propias políticas de riesgo, al igual que tiene diferentes ofertas. Por ejemplo, el préstamo personal de Bank Norwegian no exige ningún tipo de vinculación y puede contratarse a través de Internet de una forma fácil y rápida. Tampoco es necesario justificar la finalidad del préstamo.

Ahora bien, no deberías descuidar tu capacidad de endeudamiento porque es un concepto importante para tu salud financiera.