¿Cómo solicitar mi historial crediticio?

Mantener un buen historial crediticio es fundamental, puesto que esta información tiene un gran peso en el análisis de riesgo para conceder cualquier producto de financiación.

Por esta razón, te mostramos en este artículo cómo comprobar tu historial de crédito y qué acciones puedes llevar a cabo para mejorarlo.

¿Qué es el historial crediticio?

El historial crediticio es un informe sobre tu comportamiento financiero en el pasado. En él se reflejan las deudas actuales y los problemas de pago que hayas podido tener en el pasado. Del mismo modo, también se refleja si has cumplido con tus obligaciones de pago.

Dicho de otro modo, en el historial crediticio figuran tus antecedentes y el nivel de confianza que mereces al solicitar un producto de financiación en un banco o entidad de crédito.

Cabe la pena recordar que no sólo se trata de información interna del banco, el resto de entidades bancarias también aportan información a tu historial crediticio. Del mismo modo, también lo hacen las empresas de servicios básicos y otras entidades financieras (luz, agua, compañías telefónicas, financieras de vehículos, aseguradoras, etc.).

¿Cómo saber mi historial crediticio?

Solicitar informe de riesgos CIRBE

Puedes conseguir un informe en la Central de Información de Riesgos del Banco de España (CIRBE).

La Central de Información de Riesgos tiene una base de datos con los préstamos que tienes abiertos actualmente, así como otro tipo de riesgos indirectos (por ejemplo, si figuras como avalista de un préstamo).

No se trata de un registro de morosidad, puesto que en el informe vienen recogidas las deudas bancarias que superen los 1.000 € en la misma entidad, aunque mantengas los pagos al día.

Puedes acceder a tu información registrada en la CIRBE sin ningún problema y de forma gratuita, pero no puedes solicitar la de otras personas. Los datos declarados en la CIRBE no son públicos. Sólo las entidades que lleven a cabo operaciones de crédito pueden acceder a la base de datos de terceros.

Cómo solicitar tu informe de riesgos

En cuanto a la forma de solicitar tu informe de riesgos, existen tres vías de comunicación:

  • A través de la página web: para ello tienes que tener un certificado electrónico, DNI electrónico o firma digital. El proceso es sencillo e intuitivo.
  • Presencialmente: sencillamente tienes que acudir a la sede central del Banco de España en Madrid o alguna de sus 15 sucursales repartidas por todo el territorio español y solicitar el informe de riesgos en ventanilla.
  • Por correo ordinario: tan sólo se trata de enviar una solicitud por correo postal a la Central de Información de Riesgos del Banco de España (C/ Alcalá 48, 28014 - Madrid).

Si, por algún motivo, detectas que en el informe de riesgos de la CIRBE existen datos incorrectos o incompletos, tienes que acudir a la entidad bancaria que ha facilitado esta información y solicitarles su modificación o supresión. En caso de que no atiendan tu solicitud, puedes presentar una reclamación al Banco de España.

Consulta en los ficheros de morosidad

El reglamento general de protección de datos (RGPD) reconoce una serie de derechos a todo aquel que esté incluido en un fichero de morosos.

En principio, la empresa que realiza la inscripción debe comunicar al afectado en el plazo de 30 días. Por consiguiente, si estás incluido en una de estas bases de datos, seguramente lo sabrás.

No obstante, tienes derecho de acceso, es decir, solicitar y obtener información propia. Además del derecho de rectificación, cancelación, oposición y limitación si consideras que existen datos incompletos o inexactos.

Para solicitar esta información tan sólo tienes que contactar con el servicio de atención al consumidor por teléfono o por correo electrónico. También es posible el acceso de forma inmediata a través de la página web correspondiente.

¿Cómo mejorar el historial crediticio?

El único modo para mantener un buen historial crediticio es llevar un buen comportamiento financiero. Cumpliendo con las obligaciones de pago de forma puntual, los registros se van llenando de datos favorables día tras día.

No obstante, es posible que un usuario haya tenido problemas económicos en el pasado que le provocaron retrasos en los pagos de préstamos, tarjetas de crédito, recibos devueltos, etc. 

Dado que estas situaciones empeoran el historial de crédito, te ofrecemos algunos consejos para compensar tu rating de crédito. Por ejemplo, mantener un saldo medio positivo en tu cuenta durante el último año.

Todo lo que suponga demostrar solvencia contribuye: tener un empleo estable, unos ingresos altos, disponer de un fondo en una cuenta de ahorro, etc.

Aunque no lo parezca, tener una tarjeta de crédito y manejarla de una forma responsable también es una de las acciones que mejoran tu historial crediticio. Del mismo modo que tener otros préstamos y mantener los pagos al día. La entidad entiende que tienes experiencia y un uso responsable de los productos de crédito

En algunas ocasiones, se producen impagos por algún tipo de error en la domiciliación. Por ello, es conveniente que prestes atención a este asunto cuando contrates un servicio o cuando lleves a cabo un cambio de cuenta corriente.

Por último, pero no menos importante, no debes superar tu capacidad de endeudamiento. Tener un nivel de deuda superior a tus ingresos pone en riesgo tu estabilidad financiera y los bancos ponen atención a ello.

¿Puedo solicitar una tarjeta de crédito sin historial crediticio?

Generalmente, los bancos y entidades de crédito comprueban el historial de crédito interno, así como otros productos que se tengan contratados.

También solicitan un informe de riesgos a la CIRBE y consultan los ficheros de morosidad. A todo ello se le debe sumar la información relativa al nivel de ingresos, estabilidad laboral y solvencia para establecer el rating crediticio del solicitante.

Sin embargo, la información interna tiene un gran peso en el análisis de crédito, puesto que es una información fiable, directa y basada en su experiencia.

Por otra parte, al solicitar una tarjeta de crédito sin cambiar de banco, la entidad no tiene un historial interno del cliente. En este caso, el informe de la CIRBE y el no encontrarse incluido en un listado de morosos es la principal información utilizada para el análisis de riesgo.

Si esta información externa es positiva y, además, puedes demostrar capacidad de devolución aportando tus últimas nóminas, lo más probable es que puedas conseguir una tarjeta de crédito. Lo mismo se aplicaría a un préstamo sin cambiar de banco.

¿Cómo solicitar mi historial crediticio?: Preguntas Frecuentes

No hay motivos para aumentar las comisiones y costes de un producto de financiación por concederse de forma online y sin tener un historial crediticio. 

En Bank Norwegian disponemos de un préstamo personal y una tarjeta de crédito sin comisiones y sin cambiar de banco.

Puedes solicitar tu tarjeta de crédito sin cambiar de banco en Bank Norwegian de un modo sencillo, rápido y cómodo.

El proceso es 100% online. Tan sólo entra en la web de Bank Norwegian y selecciona el producto. Tras rellenar un sencillo cuestionario, tendrás una respuesta acerca de si la tarjeta ha sido preconcedida. Únicamente tienes que enviar tus últimas nóminas y comprobante del domicilio para llevar a cabo el análisis de solvencia y darte la aprobación definitiva.

Ejemplo para importe de 7.000 € a 72 meses (6 años). TIN (Tasa de interés nominal) 8,99%. TAE (Tasa anual equivalente) 9,37%. Cuota mensual constante: 126 €. Importe de los intereses: 2.082 €. Comisión de apertura sobre el importe prestado: 0 €. Comisión por cancelación anticipada: 0%. Importe total del crédito: 9.082 €. Financiación sujeta a previa aprobación de Bank Norwegian ASA. Se utiliza el sistema de amortización francés. La TAE máxima es del 17,22%