3 Formas de pedir dinero prestado

En este artículo te presentamos 3 de las fórmulas más utilizadas para pedir dinero prestado.

Cada una de ellas te ofrece soluciones a una necesidad concreta: emprender proyectos personales, hacer un viaje, cambiar de coche, atender una falta de liquidez puntual, por ejemplo si tienes otros préstamos y necesitas una fuente de financiación alternativa, etc.

Formas de pedir dinero prestado

Préstamos entre particulares

Con los préstamos entre particulares nos referimos sobre todo a las plataformas especializadas (P2P). Por supuesto, es posible pedir dinero prestado a amigos y familiares y también se aplicaría la normativa de préstamos (la Ley 16/2011, de 24 de junio).

Los préstamos entre conocidos tienen la ventaja de que pueden suprimir los intereses. No obstante, también pueden generar problemas que trascienden al ámbito personal. Su procedimiento suele ser muy sencillo y rápido, lógicamente si la otra persona está dispuesta a prestar el dinero.

Por otra parte, existen plataformas basadas en el modelo de crowdlending dedicadas a la intermediación de préstamos entre particulares. Su papel es simplemente como intermediario y árbitro que aporta seguridad.

Este tipo de plataformas ponen en contacto a personas que tienen dinero ahorrado y quieren rentabilizarlo (obteniendo intereses) con otras que necesitan financiación.

Normalmente, para pedir dinero prestado en este tipo de plataformas, se debe contar con un buen perfil de crédito y altos ingresos.

Las cantidades solicitadas oscilan entre los 1.000 € y los 50.000 €. En cuanto al plazo de amortización, suele situarse entre 1 y 10 años.

Las condiciones de los préstamos pueden ser muy variables. Dependen de la finalidad del préstamo, la cantidad, el plazo de amortización, el perfil del prestatario y otros pormenores de la operación.

Préstamo personal bancario

El préstamo personal es una de las soluciones más utilizadas para pedir dinero prestado. Procurar financiación ha sido el modelo de negocio de las entidades bancarias durante siglos, y así continúa siendo.

Se trata de agentes especialistas que pueden ofrecer mejores condiciones. Sin embargo, muchos usuarios consideran que es necesario ser un buen cliente del banco o contratar algún tipo de producto vinculado para conseguir la aprobación de un préstamo. Además de que las comisiones aplicadas pueden variar en función de si eres cliente o no. En el caso de Bank Norwegian mantenemos las mismas condiciones para todos los usuarios.

Lo cierto es que hay entidades de todo tipo, y cada una de ellas aplica sus propias directrices en cuanto a la concesión de préstamos. En el caso del préstamo de Bank Norwegian, no es necesario cambiar de banco ni contratar otro tipo de productos vinculados para optar a un préstamo personal.

Gracias a las nuevas tecnologías, el procedimiento de solicitud es rápido y sencillo. Todo se realiza online y ofrecemos una respuesta rápida. En el mismo instante de rellenar tu solicitud de préstamo, puedes saber si ha sido preconcedido.

Posteriormente, como es natural (siguiendo las prácticas recomendadas para la concesión de crédito de forma responsable), nuestro equipo de análisis estudiará la documentación para considerar si el solicitante tiene la correspondiente capacidad de devolución. En total, el préstamo puede ser concedido en unos 2 días hábiles.

En cuanto a las cantidades, plazos de amortización y demás condiciones del préstamo:

  • Puedes solicitar entre 500 € y 50.000 €.
  • El plazo de amortización máximo es de 10 años.
  • Desde un 9,73% TAE.
  • Sin comisión de apertura o mantenimiento.

En este caso, las condiciones no se ven alteradas en función de la finalidad del préstamo. El Préstamo Personal de Bank Norwegian es un producto versátil.

Si tienes dudas sobre las cantidades o cuotas te animamos a utilizar nuestra calculadora de préstamos para simular el tuyo.

Tarjeta de crédito

Hasta ahora hemos tratado las fórmulas para pedir dinero prestado y devolverlo en el medio o largo plazo. Pero, ¿qué hay de las pequeñas cantidades de liquidez necesarias para el día a día?

Imaginemos que un mes, por cualquier imprevisto, necesitas una cantidad reducida. Por ejemplo, 200 € que te permitan llegar a final de mes.

En este caso, no alcanzarías la cantidad mínima para formalizar un préstamo. Tampoco tendría sentido amortizar 200 € en un período superior a 12 meses. En síntesis, conseguir financiación vía préstamo no es viable.

Para ello se diseñaron las tarjetas de crédito. El crédito es una solución financiera diseñada para la operativa de corto plazo.

Al tratarse de un instrumento de pago universal, puedes utilizar tu tarjeta de crédito en cualquier tipo de comercio (supermercados, gasolineras, ferreterías, etc.) y cubrir tus necesidades. También puedes fraccionar las compras y pagarlas en cuotas mensuales.

Ahora bien, puede que te preguntes lo siguiente: ¿y cómo pago los recibos mensuales con la tarjeta de crédito?

Normalmente, las tarjetas de crédito permiten traspasar el saldo de la línea de crédito que tiene asociada la tarjeta a tu cuenta corriente para atender algún recibo de servicios básicos. Por ejemplo, la factura de la luz o el teléfono.

Del mismo modo, una tarjeta de crédito también te ofrece la posibilidad de obtener dinero en efectivo en cajeros automáticos.

Ahora bien, debes prestar atención a las comisiones aplicadas por estas operaciones adicionales que te ofrece la tarjeta. Además de la correspondiente comisión de emisión y mantenimiento anual.

Es por ello que en Bank Norwegian hemos diseñado una tarjeta de crédito completamente exenta de comisiones. Te ofrece un límite de crédito de hasta 10.000 € y puedes devolverlo hasta en 45 días sin intereses.

3 Formas de pedir dinero prestado: Preguntas Frecuentes

Puede que exista algún tipo de entidad especializada en conceder financiación a solicitantes que se encuentran registrados en un fichero de morosidad, pero generalmente te será muy difícil.

Uno de los requisitos de mayor importancia para conseguir dinero prestado es no figurar en estos ficheros. Esto se aplica a todas las formas de pedir dinero prestado vistas anteriormente.

Si cuentas con una tarjeta de crédito, tienes disponible el dinero inmediatamente para lo que puedas necesitar. Sin embargo, cuando se trata de conseguir cantidades más elevadas y con vistas a amortizarlas en el medio y largo plazo, un préstamo es la solución financiera más apropiada. 

Este tipo de operaciones suelen tener su proceso de formalización. Por este motivo, en Bank Norwegian diseñamos productos de financiación que permitan tanto una solicitud sencilla como una respuesta rápida.

Para conseguir la Tarjeta de Crédito de Bank Norwegian tan sólo tienes que entrar en nuestra página web, seleccionar el producto y clicar sobre el botón correspondiente para iniciar el proceso.

Tras rellenar el cuestionario inicial, se te ofrecerá una respuesta de preaprobación. Después, tan sólo tienes que enviar la documentación a través de la app de Bank Norwegian y firmar el contrato de forma electrónica (te enviaremos un código por SMS) en el momento de recibir la aprobación definitiva.

Ejemplo para importe de 7.000 € a 72 meses (6 años). TIN (Tasa de interés nominal) 8,99%. TAE (Tasa anual equivalente) 9,37%. Cuota mensual constante: 126 €. Importe de los intereses: 2.082 €. Comisión de apertura sobre el importe prestado: 0 €. Comisión por cancelación anticipada: 0%. Importe total del crédito: 9.082 €. Financiación sujeta a previa aprobación de Bank Norwegian ASA. Se utiliza el sistema de amortización francés. La TAE máxima es del 17,22%